Nutricion Evolutiva | Aceite de Krill mejora las terapias con ácidos grasos
61
post-template-default,single,single-post,postid-61,single-format-standard,theme-bridge,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,columns-4,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-16.8,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

Aceite de Krill mejora las terapias con ácidos grasos

Científicos de la Universidad de Mujeres de Japón han estudiado los efectos del aceite de krill y aceite de sardina en la función cognitiva en los ancianos. El estudio muestra que ambas formas del ácido graso omega – 3 mejoran la función cognitiva. El aceite de krill, sin embargo, mostró los mejores resultados. Ellos atribuyen este efecto a la mayor disponibilidad en el cerebro de la forma de fosfolípidos de aceite de krill sobre la forma de triglicéridos del aceite de sardina.

Se ha sabido desde hace tiempo que tanto EPA como DHA tienen un efecto beneficioso sobre la función fisiológica de los sistemas corporales, incluyendo el sistema nervioso central. Los ácidos grasos poliinsaturados omega-3 ofrecen mejoras eficaces y perfeccionamiento de la capacidad de aprendizaje, la memoria y otras funciones cognitivas. Además, según los científicos, la ingesta de EPA y DHA reduce el riesgo de desarrollar Alzheimer. Sin embargo, hasta hace poco no había sido completamente dilucidado si el almacenamiento de varios de estos ácidos grasos tenían un impacto similar o diferente en las habilidades mentales.

Medición de la capacidad

mental Los tests psicológicos se utilizan en la mayoría de los estudios sobre los efectos de los omega- 3 en la capacidad mental. El estudio realizado por la universidad japonesa es de particular interés debido a las técnicas neurofisiológicas que se utilizaron para medir estos efectos, más específicamente Espectroscopia de Infrarrojo Cercano (NIR espectroscopia) y electro – encefalografía (EEG). Cuando se activan áreas del cerebro, el suministro de oxígeno a éstas aumenta. Esto se puede medir mediante la determinación de la cantidad de oxihemoglobina presente, que es un marcador para la actividad neuronal en la corteza del cerebro. Mediante la cartografía de las concentraciones de esta sustancia con la espectroscopia NIR, activación local de las áreas del cerebro podría ser monitoreado durante la realización de tareas específicas. Además, el EEG es visto en la onda P300, un impulso eléctrico en el cerebro que se produce aproximadamente 300 milisegundos después de un estímulo y que está conectado con el proceso de toma de decisiones. Cuando este impulso muestra latencia significa que existe un retraso en el procesamiento de información neuronal. La latencia aumenta con la edad y es uno de los signos de deterioro cognitivo relacionado con la edad.

Configuración del estudio

El estudio se efectuó durante un período de doce semanas, a doble ciego y controlado por placebo, a 45 hombres sanos (61-72 años) que recibieron aceite de krill, aceite de sardina o un placebo (MCT – triglicéridos de cadena media). Cada grupo de 15 participantes tomaron cuatro cápsulas de 0,25 gramos de aceite dos veces al día, con un total de 2 gramos de aceite por participante al día. Los hombres fueron instruidos para llevar a cabo una prueba de memoria y una prueba de capacidad de cálculo en el inicio del estudio y en las semanas 6 y 12.

Resultados notables

A las 12 semanas, los que tomaban aceite de sardina o aceite de krill mostraron un aumento significativo en la oxihemoglobina en la prueba de trabajo de memoria sobre los que tomaban aceite de MCT. Además, se estableció una diferencia significativa en la latencia P300 entre el aceite de krill y MCT. Este valor fue mucho menor en el aceite de krill, lo que indica que la velocidad de procesamiento de la información en este grupo de hombres de edad avanzada había aumentado. La prueba de la capacidad de cálculo reveló una diferencia significativa en los niveles de oxihemoglobina entre los que recibieron aceite de krill y MCT, con el primero se obtuvieron los mejores resultados. Según los científicos, esto indica que el aceite de krill estimula áreas del cerebro involucradas en la capacidad de cálculo. Ni aceite de sardina ni MCT tuvieron un efecto significativo en la capacidad de cálculo.

Fuente

Konagai C, Yanagimoto K, Hayamizu K, Han L, Tsuji T, Koga Y, Effects of krill oil containing n-3 polyunsaturated fatty acids in phospholipid form on human brain function: a randomized controlled trial in healthy elderly volunteers, Clin Interv Aging, Natura foundation.