Una Escuela de Medicina Enseña a los Doctores a Cocinar

La Escuela de Medicina de la Universidad Tulane, en Nueva Orleans, ha implementado un plan de estudios radicalmente diferente, no solo enseñar a sus estudiantes sobre nutrición en general, sino también los aspectos prácticospara cocinar con ingredientes reales.

Como afirmó el Dr. Timothy Harlan, director ejecutivo del Centro Goldring de Medicina Culinaria en Tulane:

“Sabemos a partir de las publicaciones, que cuando las personas van a casa y comienzan a cocinar con ingredientes reales ellas mismas, su salud mejora.

También sabemos que realmente no saben cómo hacerlo”.

El objetivo es que los doctores que hayan estudiado en Tulane tengan las habilidades necesarias para enseñar a sus pacientes qué preparar, cómo cocinarlo y porqué. Otras escuelas médicas están imitando el método.

Otras 16 escuelas de medicina de todo el país han comprado el plan de estudios, que se desarrolló con el Colegio de Artes Culinarias en la Universidad de Johnson & Wales.

Aprender Cómo Cocinar desde Cero es una Habilidad Básica de Sobrevivencia

Como afirmó el Dr. Michael Greger, fundador de NutritionFacts.org,  en las últimas décadas, cada vez las personas comen menos en casa y prefieren los alimentos para llevar de los restaurantes de comida rápida.

La aparición de los alimentos procesados también alteró dramáticamente la forma en la que las personas cocinan en casa y, actualmente, muchas de ellas no saben cómo cocinar sin ingredientes procesados.

El Dr. Greger cita un estudio que muestra que el 25% de los hombres no saben cocinar, en lo absoluto, más allá de calentar algo en el microondas. Con razón tantas personas padecen problemas de peso y de salud, ya que su alimentación puede fácilmente mantenerlo saludable o enfermarlo. Es absolutamente fundamental.

“Los investigadores en Taiwan encontraron recientemente que un grupo de personas taiwanesas de la tercera edad, que cocinaban sus propios alimentos, no solo eran más saludables, sino que también vivían más”, escribe el Dr. Greger.

“En un estudio de 10 años de duración, que destaco en el video, ‘Cocinar para Vivir Más’ (Cooking to Live Longer), aquellas personas que cocinaron más frecuentemente tuvieron solo el 59 % del riesgo de mortalidad.

Se tomó en cuenta el ejercicio que hicieron las personas al ir a comprar los alimentos, su función física y su capacidad para masticar. Entonces, ¿por qué vivieron más tiempo? Aquellas personas que cocinaban generalmente, llevaban una alimentación más nutritiva y consumían más vegetales…”.

Como regla general, los alimentos que se cocinan en casa son más saludables, siempre y cuando los prepare con ingredientes reales y no solo caliente comida procesada.

Es tan importante saber cocinar desde cero, que la autora del libro “Something from the Oven” (Algo del horno) se refiere a ello como una habilidad de sobrevivencia en la vida actual. Simplemente no puede confiar en que los fabricantes de comida le brindarán una alimentación saludable.

Las Personas Disfrutan los Alimentos Más Saludables Cuando los Cultivan o los Cocinan Ellas Mismas

Ciertamente, una alimentación a base de productos procesados aumenta el riesgo de aumentar de peso, sin desearlo, y de padecer enfermedades crónicas, lo cual está relacionado con la resistencia a la insulina y a la leptina, gracias al exceso de fructosa y a la falta de grasas saludables y fibra de este tipo de alimentos.

Sin mencionar los 10,000 aditivos alimenticios potenciales ni el hecho de que la seguridad a largo plazo de la mayoría de ellos no ha sido nunca analizada. Curiosamente, las investigaciones revelan que las personas también tienden a disfrutar los alimentos más saludables cuando los preparan ellas mismas, en comparación a cuando los preparan otras personas.

Los autores sugieren que se podrían usar estos descubrimientos para generar campañas de salud más efectivas, como los programas que promueven “la preparación de los alimentos en casa, por ejemplo, al brindar recetas simples, aunque saludables, a las familias…”.

Los lugares de trabajo y las escuelas también podrían promover una alimentación más saludable al darle la oportunidad a las personas de “preparar sus propios” sándwiches y ensaladas. Otros programas podrían involucrar a los estudiantes en la preparación de su propia comida.

En una entrevista previa con Nutrition Action,   Alice Waters, chef y experta en alimentos frescos, resaltó la importancia de cocinar con ingredientes frescos y de temporada. Ella también afirmó que los niños que se involucran en el cultivo y la preparación de alimentos frescos tienden a disfrutar más consumir alimentos saludables, especialmente vegetales.

Ella cree firmemente que uno de los aspectos más importantes de los alimentos saludables es su origen (dónde y cómo fueron cultivados), y como yo, predica ávidamente que los alimentos deberían comprarse de forma local en los mercados de agricultores.

Al final de este artículo, enumeraré una variedad de fuentes donde puede encontrar carne de animales de pastoreo y alimentos cultivados de forma orgánica y sustentable. También puede cultivarlos usted mismo, incluso si tiene un espacio limitado. Se puede cultivar en macetas una gran variedad de frutas, bayas, vegetales y hierbas.

Una excelente forma de comenzar es cultivar sus propios germinados. Muchas semillas germinadas superan a los vegetales en términos de nutrición, onza por onza, y pueden añadirse fácilmente a las ensaladas, sándwiches, licuados y a una variedad de otros platillos.

Por ejemplo, las semillas de girasol y el germinado de chícharo son 30 veces más nutritivos que los vegetales orgánicos y están entre los más altos en proteína.

Comments are closed.

Post Navigation