¿Cuándo y por qué debo tomar magnesio? - Nutricion Evolutiva
4083
post-template-default,single,single-post,postid-4083,single-format-standard,theme-bridge,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,columns-4,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-16.8,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

¿Cuándo y por qué debo tomar magnesio?

Los suplementos de magnesio deben tomarse a determinadas horas del día para favorecer su absorción. Generalmente, a primera hora de la mañana y por la noche antes de dormir. Debe acompañarse siempre de hidratos de carbono y de vitamina B y C para favorecer su absorción.

 

La dosis recomendada de Magnesium Quatro es de 1 a 4 cápsulas diarias.

 

El magnesio es un mineral imprescindible para la realización de multitud de procesos metabólicos. Participa como activador en más de 600 reacciones metabólicas, incluyendo la producción de energía, la síntesis de proteínas y ácidos nucleicos, el crecimiento y la división celular y la protección de las membranas celulares. Por ello, su consumo en las cantidades adecuadas es tan importante.

El problema es que, a través de la dieta, no siempre es posible conseguir todo el magnesio que nuestro cuerpo necesita. Es ahí cuando entran en juego los suplementos nutricionales elaborados a partir de este mineral.

Un déficit puede ser causado por una ingesta insuficiente, pero también por una alteración de la regulación del magnesio. Entre ellas, se encuentran la hipoabsorción intestinal, la pérdida a través de la orina, la reducción de la absorción ósea, la resistencia a la insulina y el estrés

La carencia de magnesio afecta negativamente al sistema gastrointestinal, el corazón, los músculos, el esqueleto y el sistema nervioso central. El déficit de magnesio suele manifestarse en calambres musculares y fatiga

Otros síntomas iniciales del déficit de magnesio son las náuseas, la pérdida del apetito, los vómitos, la debilidad, el hormigueo, el entumecimiento, las convulsiones, los cambios de personalidad, el ritmo cardíaco anormal y el espasmo coronario.

Un déficit de magnesio generalmente da lugar a una respuesta de estrés, además, conlleva un mayor riesgo de enfermedad cardíaca, de aumento de la presión arterial, de accidente cerebrovascular y de complicaciones en el embarazo.

→ Ver información Magnesium Quatro 900

Grupos de riesgo

Según un estudio sobre el consumo de alimentos, entre el 16 y el 35 % de los adultos ingiere una cantidad de magnesio por debajo de la necesidad media, en el caso de los adolescentes es del 57 al 72 % y en el de los niños de 9 a 13 años del 10 al 19 %.

Los pacientes con enfermedad renal y los ancianos, tienen un mayor riesgo de padecer déficit de magnesio.

Una absorción reducida causada por diarrea crónica, mala absorción y otros problemas intestinales también puede provocar una disminución del nivel de magnesio. Los trastornos que alteran el equilibrio del magnesio son la diabetes, la hipercalcemia, el hipertiroidismo y el aldosteronismo. El uso prolongado de diuréticos o antiácidos también puede conducir a padecer déficit de magnesio.

Interacciones y contraindicaciones: En caso de deterioro de la función renal, de bloqueo cardíaco (una alteración de la conducción de la excitación por parte del corazón) y de trastornos neuromusculares, la administración de suplementos de magnesio debe realizarse, en la medida de lo posible, solo bajo supervisión médica.

 

 

AVISO IMPORTANTE: La información proporcionada no sustituye el asesoramiento médico. Si padece algún problema de salud, busque el apoyo y la orientación de un profesional de la salud debidamente cualificado y con experiencia. Los complementos alimenticios no son sustitutos de una dieta sana y variada o un estilo de vida saludable.

 

 

Referencias

Ahmed, F. y Mohammed, A. (2019). Magnesio: el electrolito olvidado: una revisión sobre la hipomagnesemia. Ciencias médicas, 7 (4), 56. https://doi.org/10.3390/medsci7040056

Alter, HJ, Koepsell, TD y Hilty, WM (2000). Magnesio intravenoso como adyuvante en el broncoespasmo agudo: un metaanálisis. Annals of Emergency Medicine, 36 (3), 191-197. https://doi.org/10.1067/mem.2000.109170

Bender, DA (2014). Introducción a la nutrición y el metabolismo, quinta edición. Prensa CRC.

Blancquaert, L., Vervaet, C. y Derave, W. (2019). Predecir y probar la biodisponibilidad de los suplementos de magnesio. Nutrientes, 11 (7), 1663. https://doi.org/10.3390/nu11071663

Bobkowski, W., Nowak, A. y Durlach, J. (2005). La importancia del estado del magnesio en la fisiopatología del prolapso de la válvula mitral. Investigación sobre magnesio: Órgano oficial de la Sociedad Internacional para el Desarrollo de la Investigación sobre el Magnesio, 18 (1), 35–52.

Bohn, T. (2003). Absorción de magnesio en humanos [Instituto Federal Suizo de Tecnología de Zurich].

Botturi, A., Ciappolino, V., Delvecchio, G., Boscutti, A., Viscardi, B. y Brambilla, P. (2020). El papel y el efecto del magnesio en los trastornos mentales: una revisión sistemática. Nutrientes, 12 (6), 1661. https://doi.org/10.3390/nu12061661

Ceremuzynski, L., Gebalska, J., Wolk, R. y Makowska, E. (2000). Hipomagnesemia en insuficiencia cardíaca con arritmias ventriculares. Efectos beneficiosos de la suplementación con magnesio. Revista de Medicina Interna, 247 (1), 78–86. https://doi.org/10.1046/j.1365-2796.2000.00585.x

Chakraborti, S., Chakraborti, T., Mandal, M., Mandal, A., Das, S. y Ghosh, S. (2002). Papel protector del magnesio en las enfermedades cardiovasculares: una revisión. Bioquímica molecular y celular, 238 (1/2), 163-179. https://doi.org/10.1023/A:1019998702946

hoi (1988). Neurotoxicidad del glutamato y enfermedades del sistema nervioso. Neuron.1: 623–634.

Baaij de, JHF, Hoenderop, JGJ y Bindels, RJM (2015). Magnesio en el hombre: implicaciones para la salud y la enfermedad. Revisiones fisiológicas, 95 (1), 1-46. https://doi.org/10.1152/physrev.00012.2014

Hardwick, LL, Jones, MR, Brautbar, N. y Lee, DBN (1991). Absorción de magnesio: mecanismos e influencia de la vitamina D, calcio y fosfato. The Journal of Nutrition, 121 (1), 13-23. 

Ishimi, Y. (2010). Nutrición y salud ósea. Magnesio y hueso. Calcio clínico, 20 (5), 762–767. https://doi.org/CliCa1005762767

Jahnen-Dechent, W. y Ketteler, M. (2012). Conceptos básicos de magnesio. Clinical Kidney Journal, 5 (Suppl_1), i3 – i14. https://doi.org/10.1093/ndtplus/sfr163

López-Ridaura, R., Willett, WC, Rimm, EB, Liu, S., Stampfer, MJ, Manson, JE y Hu, FB (2004). Ingesta de magnesio y riesgo de diabetes tipo 2 en hombres y mujeres. Diabetes Care, 27 (1), 134–140. 

Nishizawa, Y. y Morii, H. (2007). Nuevas perspectivas en la investigación del magnesio (J. Durlach, Red.). Saltador. https://doi.org/10.1007/978-1-84628-483-0_14

Orchard, TS, Larson, JC, Alghothani, N., Bout-Tabaku, S., Cauley, JA, Chen, Z., LaCroix, AZ, Wactawski-Wende, J. y Jackson, RD (2014). Ingesta de magnesio, densidad mineral ósea y fracturas: resultados del Estudio observacional de la Iniciativa de salud de la mujer. The American Journal of Clinical Nutrition, 99 (4), 926–933. https://doi.org/10.3945/ajcn.113.067488

Wenwen y col. (2019). El efecto de la deficiencia de magnesio en los trastornos neurológicos: un artículo de revisión narrativa. Irán J Salud Pública. 48 (3): 379-387.