antiinflamatorios

En los dos artículos anteriores hemos hablado de las razones fisiológicas detrás la inflamación y de porqué mejor no inhibirla con hielo. Ahora sabemos que la inflamación es un proceso necesario y auto limitado. En “condiciones normales” somos capaces de solucionarla por nosotros mismos en un tiempo récord.

En este artículo me centraré en hablar de lo que consideró “condiciones normales” y, en caso de no cumplirlas, que podemos hacer para promover un proceso curativo adecuado. Para daros una pista esto va de una dieta regenerativa.

 

Condiciones idóneas para regenerar tejido

Hay dos premisas básicas a seguir en una dieta regenerativa para que el cuerpo funcione de forma óptima:

  • Generar un ambiente anti-inflamatorio: Evita todos aquellos nutrientes que generan per se una inflamación. Estos son los cereales, los lácteos y las legumbres
  • Dejar vía libre a los propios recursos corporales: Apoya el proceso de inflamación/recuperación. No lo boicotees! Evita pues consumir anti-inflamatorios o ponerte hielo.

Además, a partir del descubrimiento de las sustancias que resuelven el proceso inflamatorio podemos recomendar ciertas intervenciones fáciles y que nos ayudarán a recuperarnos 100% y en el tiempo óptimo. Debemos recordar que nuestros ancestros no podían permitirse tres semanas para curar un esguince. Podemos definir un seguido de reglas y alimentos a comer que nos ayudaran a regenerar tejido de forma más eficiente.

Reglas para seguir una dieta regenerativa

  1. Aportar materia prima para la producción de lipoxinas y resolvinas, que guían y resuelven el proceso inflamatorio. Estas sustancias son producidas a partir de los ácidos grasos poliinsaturados. Por tanto te recomendamos consumir:
    • pescado azul en abundancia.
    • carne de calidad.
    • También puedes asegurarte la jugada consumiendo algo de aceite omega 3 en suplemento. Con un gramo de EPA y otro de DHA al día será suficiente.
  2. Alargar el tiempo de actividad de las sustancias inflamatorias. Actualmente sabemos que la acetilación de las lipoxinas aumenta la actividad de las mismas. Esto lo puedes conseguir consumiendo:
    • Zanahorias.
    • Corteza de sauce (o aspirina en dosis baja de 80 mg/día).
    • Cilantro biológico.
    • Diente de león, o arándanos.
  3. Dirigir a las células inmunitarias hacia la lesión con calor. Esto ayuda a que se genere una buena vasodilatación periférica y que la llegada de las células reguladoras del proceso sea rápida. En cuanto a estímulos químicos sabemos que una cantidad adecuada de Arginina es también una buena ayuda. Nutrientes con Arginina son:
    • La gelatina.
    • Carne y marisco.
    • Frutos secos.

Un regalo final: ejemplo de dieta regenerativa

Aquí os dejo una guía de cómo sería una dieta regenerativa específica para la resolución de una inflamación basada tanto en la evidencia científica como en nuestra experiencia clínica. Espero que os hartéis de recomendarla y la uséis en vosotros mismos lo menos posible.

Premisas básicas:

– Dos comidas al día máximo. Comida y cena. Si se desayuna se comerá fruta

– Una comida al día mínimo debe ser  proteína en forma de pescado azul o carne a ser posible ecológica

Nutrientes claves:

  • Espinacas  (clorofila). Consumir diariamente, cuanta más cantidad mejor
  • Zanahoria cocida y cilantro (ácido salicílico). Consumir diariamente, cuanta más cantidad mejor
  • Setas.
  • Uva negra.
  • Pescado azul: sardinas, atún, boquerones, …
  • Carne ecológica
  • Tomillo, romero, albahaca, menta (carvacrol, thymol y p-cimene) macerado con aceite de oliva.
  • 2 cebollas al día
  • 2 dientes de ajo al día.

por Néstor Sánchez

Comments are closed.

Post Navigation