El ser humano vive actualmente en un mundo que, para su genética, parece de ciencia ficción. Coches, trenes, aviones, sillas y ascensores han eliminado la necesidad de movernos. Sólo el 4% de la población es la encargada de la producción de todo el alimento de los más de 400 millones de europeos. Casas con aire acondicionado, calefacción central, luz artificial e incluso Internet han extinguido la necesidad de termo regular y de vivir con un biorritmo normal y también de moverse: a la Universidad o al quiosco, aunque sólo sea para conseguir información y satisfacer la curiosidad. Todos estos cambios son muy nuevos, como también son el 78% de los nutrientes que ingiere el humano actual. Esta propuesta es sencilla; recuperar una vida donde cada uno es responsable de sus necesidades básicas: comer, beber, termo regular, interaccionar socialmente, colaborar, resguardarse contra peligros…

En unos 10 días nuestro cuerpo es capaz de normalizar un gran número de trastornos, incluyendo el síndrome metabólico (obesidad o síndrome prediabético), dolencias generalizadas, fatiga crónica y estados depresivos. Nuestros genes (genética) y la función de ellos (epigenética) son “lentos” en su capacidad de adaptación evolutiva, mientras que el mundo ha cambiado en los últimos 200 años a una gran velocidad. Ofrecer a la epigenética lo que siempre ha conseguido (la auto-suficiencia) puede generar una persona mucho más resistente a una sociedad tóxica a nivel metabólico, neurológico e inmunológico y por eso aquí se presenta la posibilidad de disfrutar de El Estado de salud del ORIGEN.

Fuente: Bonusan.es

Comments are closed.

Post Navigation