El tercer pilar de la salud - Nutricion Evolutiva
1437
post-template-default,single,single-post,postid-1437,single-format-standard,theme-bridge,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,columns-4,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-16.8,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

El tercer pilar de la salud

El sueño.

 

Ese es para mí, con diferencia, el tercer pilar de la salud.

 

Porque tú puedes tener una alimentación de libro…

 

Y puedes hacer ejercicio todos los días y tener una vida activa…

 

Pero si cae la noche y duermes de pena… tu salud se resiente.

 

 

Descanso, ejercicio y alimentación. Las tres patas de tu taburete.

 

Lo ideal es que ninguna sea más corta que las otras. Para que haya equilibrio y el taburete no cojee.

 

La realidad es que a veces es complicado. Especialmente lo de conciliar el sueño.

 

Porque estamos pendientes de las preocupaciones al apagar la luz de la mesilla… en lugar de cerrarlas junto a nuestros párpados.

 

O porque tenemos malos hábitos como quedarnos viendo la tele o mirando el móvil hasta  tarde, o hacer cenas copiosas y tardías.

 

Lo ideal es desarrollar un ritual del sueño. Arreglar todo eso:

 

  • Cenar más pronto y más ligero.
  • Desconectar de las pantallas al menos una hora antes de acostarnos.
  • Dormir sin dispositivos electrónicos en el dormitorio
  • Evitar que se filtre luz en la habitación (para no alterar el ciclo circadiano)
  • Despertar con luz natural en lugar de la estridencia del despertador.

 

 

Pero ¿Qué pasa si, pese a tener tu ritual, Morfeo se niega a acogerte en tus brazos?

 

Entonces pueden tener sentido los suplementos.

 

Ojo, porque si no ajustas todo lo anterior ninguna pastilla será efectiva. Pero si tus hábitos son correctos y aún así te cuesta conciliar el sueño, puedes probar con magnesio.

 

Porque, entre otros muchos efectos, el magnesio tiene un efecto calmante sobre el sistema nervioso, y múltiples estudios demuestran su efectividad a la hora de combatir el insomnio y facilitar el sueño.

 

 

Eso sí, no todas las formas de magnesio tienen ese efecto. Para conseguir el efecto calmante, el magnesio necesita atravesar fácilmente la barrera hematoencefálica y poder acceder a las células neuronales. Y para ello tiene que tener forma de quelato: Magnesio N-acetiltaurinato.

 

Si vas buscando una forma natural de mejorar el sueño sin que te quedes “enganchado” a los somníferos, tal vez te interese esto:

 

>> Magnesium Quatro 900

 

Nuestra fórmula única contiene 140g de Magnesio N-acetiltaurinato en cada cápsula. Una cantidad más que suficiente para ayudar a inducir el sueño y favorecer un descanso reponedor.

 

Que nada te quite el sueño (y que pases un gran día).

 

Lidia Peinado.