Nutricion Evolutiva | La Lechuga y el buen humor: Un estudio longitudinal del Reino Unido sobre la relación entre el consumo de frutas y verduras y el bienestar
318
post-template-default,single,single-post,postid-318,single-format-standard,theme-bridge,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,columns-4,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-16.8,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

La Lechuga y el buen humor: Un estudio longitudinal del Reino Unido sobre la relación entre el consumo de frutas y verduras y el bienestar

Un estudio reciente en la literatura sobre el bienestar ha sido mostrar que el aumento del consumo de frutas y verduras se asocia positivamente con el bienestar mental y subjetivo. Uno de los primeros estudios en esta área utilizó grandes muestras representativas de la Welsh Health Survey, la Scottish Health Survey y la Health Survey of England para demostrar una asociación positiva entre el consumo de frutas y verduras y el bienestar psicológico (Blanchflower et al., 2013). Más recientemente, Lalji et al (2018) también utilizaron la Encuesta de Salud de Inglaterra para examinar la asociación entre el consumo de frutas y verduras y la salud. En comparación con Blanchflower et al. (2013), examinaron una gama mucho más amplia de resultados de salud como la presión arterial y los niveles de colesterol, además del bienestar psicológico. Encontraron que los individuos que consumían de tres a cuatro porciones de fruta diariamente reportaron un mejor bienestar psicológico en comparación con los que no lo hacían.

Otros estudios transversales recientes que sugieren una relación entre el consumo de frutas y verduras y el bienestar incluyen Peltzer y Pengpid (2017) y Sapranaviciute-Zabazlaieva et al. (2017). Respectivamente, estos estudios encontraron una relación positiva entre el consumo de frutas y verduras y el bienestar mental entre: estudiantes universitarios de 28 países; y para personas de 45 a 72 años que viven en Lituania. Otro estudio transversal encontró que la relación es más fuerte para las frutas y verduras crudas que para las que las consumen cocidas o enlatadas (Brookie et al., 2018). Si bien todos estos hallazgos fueron sólidos para el ajuste de un gran número de variables económicas, sociales y demográficas, la principal limitación (como señalaron los autores) es que sigue siendo posible confundir cuando los datos son transversales.

Puede ver el estudio científico completo en el siguiente link: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0277953618306907?via%3Dihub

Fuente: https://www.sciencedirect.com