Metales como contaminantes en los alimentos - Nutricion Evolutiva
4656
post-template-default,single,single-post,postid-4656,single-format-standard,theme-bridge,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,columns-4,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-16.8,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

Metales como contaminantes en los alimentos

La contaminación de los alimentos por metales pesados es un tema serio que puede llegar a generar problemas graves de salud.

No todos los metales son tóxicos, y de hecho algunos son imprescindibles para la vida, en las concentraciones adecuadas. Hay otros metales pesados como el zinc, que, si bien se necesitan, el aporte del agua y los alimentos suele cubrir con creces los requerimientos diarios y no suelen producir problemas por intoxicaciones

Los niños suelen ser mucho más sensibles a la intoxicación por metales pesados porque, por un lado, presentan menos peso corporal, y por otro, hay metales pesados que intervienen de forma negativa en el desarrollo del cerebro.

Por la orina y las heces se pueden eliminar pequeñas cantidades de metales pesados del organismo, aunque se estima que se absorbe cerca de un 95% de la ingesta de metales pesados en alimentos. Una vez en el organismo, estos metales pesados pueden presentar efectos sinérgicos o antagónicos al juntarse con otros reactivos, es decir, pueden actuar como si estuvieran en una concentración mucho mayor, o bien atenuarse.

Los metales pesados como el plomo, el mercurio, el cadmio o el estaño son elementos tóxicos que están en el medioambiente y pasan inevitablemente a la cadena alimentaria, incluidos alimentos que comemos habitualmente. Por eso deben controlarse minuciosamente para reducir al máximo la ingesta y que no ocasionen perjuicios en la salud humana.

Se encuentran de manera natural en el ambiente en concentraciones que, por lo general no son perjudiciales, pero sobre todo son emitidos y liberados al medioambiente debido a la actividad industrial. Por ello, nuestras emisiones de CO2 son neutras.

Nuestros productos contienen una concentración de metales mínima ya que la acumulación de estos metales pesados en el organismo puede afectar al sistema nervioso, digestivo, renal y causar daños en la piel y en la vista.

 

En Bio-Life cuidamos a nuestros clientes.

 

AVISO IMPORTANTE: La información proporcionada no sustituye el asesoramiento médico. Si padece algún problema de salud, busque el apoyo y la orientación de un profesional de la salud debidamente cualificado y con experiencia. Los complementos alimenticios no son sustitutos de una dieta sana y variada o un estilo de vida saludable.