¿Somos deficientes en micronutrientes? - Nutricion Evolutiva
1450
post-template-default,single,single-post,postid-1450,single-format-standard,theme-bridge,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,columns-4,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-16.8,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

¿Somos deficientes en micronutrientes?

Un doble revés.

 

Eso es lo que ha sufrido nuestra dieta en las últimas décadas.

 

 

Por un lado, comemos más alimentos ultraprocesados, con poca densidad nutricional.

 

Es decir, muchas calorías pero pocos nutrientes.

 

 

Por el otro, la comida real, la que se cultiva y se cría, tiene menos nutrición por empobrecimiento del suelo, uso de fitosanitarios con poca aportación de minerales y manipulación de los alimentos.

 

Vamos, que nuestros abuelos comían más sano en los tiempos en que el campo se abonaba con caca de vaca.

 

 

De hecho, un estudio de 2017 indica que la mayor parte de la población en España no alcanza el 80% de la ingesta recomendada de magnesio, vitamina D y calcio.

 

Piénsalo un segundo:

 

Solamente 1 de cada 5 personas obtiene la ingesta recomendable de estos minerales y vitaminas.

 

El resto no. De cada cinco personas, 4 tienen carencias.

 

Se me ponen los pelos de punta.

 

Porque en un país como el nuestro, donde es más fácil morir de gordo que morir de hambre, seguimos teniendo deficiencias graves en nuestra alimentación.

 

 

¿La solución es complementar a discreción? Pues no, la verdad. Porque así no sirve de mucho.

 

La primera línea de actuación sigue estando en la alimentación. En comer sano y equilibrado.

 

Mira, aquí te listo cuatro sabrosas formas de conseguir la dosis diaria de magnesio que necesita un adulto:

 

-Una porción de carne acompañada de ensalada verde

-Una taza de legumbres cocidas

-Un plátano de tamaño grande.

 

 

Sin embargo hay contextos y situaciones donde, pese a tener una dieta equilibrada, podemos necesitar complementar con magnesio.

 

Por ejemplo, si sudas copiosamente ya sea por el clima, una situación de estrés constante o un entrenamiento exigente, puedes tener un déficit de magnesio y que sea conveniente complementar tu dieta con dosis adecuadas.

 

 

¿Y cuál es una dosis adecuada de magnesio?

 

Pues un hombre adulto necesita unos  400 – 420 mg diarios.

Y una mujer entre 310 y 320 mg al día.

 

¿Hasta cuándo? Básicamente hasta que se restauren tus niveles de magnesio. Algo que suele ocurrir al poco de terminar la situación que provoca el déficit.

 

Si tienes un déficit de magnesio, esta es mi recomendación:

 

 

>> Magnesium Quatro 900

 

 

Para los que no tienen clara la posología o tienen alguna duda relacionada con su administración en casos concretos, solo recordarte que me tienes a tu disposición para resolver tus dudas.

 

Que tengas un gran día.

 

Lidia Peinado.