¿Tu sistema inmune es débil y te resfrías con facilidad? - Nutricion Evolutiva
4502
post-template-default,single,single-post,postid-4502,single-format-standard,theme-bridge,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,columns-4,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-16.8,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

¿Tu sistema inmune es débil y te resfrías con facilidad?

En los tiempos que corren, el concepto de fortalecer el sistema inmunológico para protegernos de los agentes infecciosos ha tomado protagonismo.

Por ello, para tener las defensas bien altas y, así, prevenir enfermedades, debes seguir estas 3 reglas de oro que os revelamos a continuación:

  1. Consumir alimentos ricos en Vitamina C.

La nutrición juega un papel clave en el apoyo a una función inmunológica óptima. Si bien la nutrición por sí sola no puede prevenir enfermedades o infecciones, sí apoya a la respuesta inmunológica de su cuerpo y puede acelerar la recuperación y mitigar la gravedad de los síntomas.

La calidad de lo que se come hoy en día es, a menudo, deficiente y el contenido de vitamina C en nuestra dieta ha disminuido en las últimas décadas.

Existen, también, otros factores, como el tabaquismo, la contaminación atmosférica y el estrés, que exigen un suplemento de vitamina C con el fin de reducir los daños causados por los radicales libres en las células y los tejidos.

Las principales fuentes de vitamina C en la dieta son las distintas frutas y verduras. El principal problema de la vitamina C es su inestabilidad: el contenido de vitamina C en los alimentos disminuye considerablemente durante su almacenamiento y preparación. Es aquí donde entran en juego los complementos alimenticios.

Estos últimos están destinados a ayudar a complementar nuestra propia alimentación cuando por ella misma no podemos llegar a determinados requerimientos.

La vitamina C es un nutriente importante para conseguir una respuesta inmune adecuada. Contribuye al funcionamiento normal del sistema inmunitario y al funcionamiento normal del sistema nervioso. Asimismo, es sabido que protege contra las infecciones virales e incluso es capaz de prevenirlas.

Además, la vitamina C contribuye al metabolismo energético normal y es un importante antioxidante que, junto con la vitamina E, protege nuestro cuerpo contra los radicales libres. La vitamina C también contribuye al buen estado de los huesos, los dientes y los vasos sanguíneos y mejora la absorción del hierro.

Los suplementos de vitamina C pueden diferir en composición. Por ejemplo, Un complejo de ascorbato es un enlace de ácido ascórbico con un mineral. Estos complejos de ascorbato mineral también se conocen como vitamina C tamponada, pues el enlace se desacidifica. Esto hace que los ascorbatos minerales sean más suaves con el estómago y los dientes. Además, los ascorbatos minerales también proporcionan una pequeña cantidad de minerales que trabajan de forma sinérgica con la vitamina C.

La cantidad de vitamina C que debemos ingerir a través de la dieta es un tema de debate. Resulta que la necesidad depende en gran medida del estilo de vida y de las circunstancias, pero también de las diferencias genéticas entre individuos. Existe una mayor necesidad de vitamina C en el cuerpo en situaciones de estrés químico, psicológico y fisiológico.

Tras esto, queda claro que tener y mantener un buen nivel de vitamina C es importante para conseguir estar bien protegidos contra los virus y demás agentes infecciosos.

Ver más información Vit. C 500 Neutra

  1. Mantenerse hidratado.

No hay que olvidar lo importante que es la hidratación diaria.

Uno de sus beneficios es que ayuda a conservar la hidratación en la mucosa, que es la barrera que encuentra el virus en primer lugar. De hecho, tendrá más complicado acceder en este caso que si, por el contrario, la mucosa está seca e irritada.

Ver más información Minavit

  1. Realizar ejercicio regularmente.

Ayuda a que el sistema inmunitario funcione adecuadamente y que también esté en forma. Y es que la práctica de ejercicio moderado proporciona un efecto antiinflamatorio sobre el sistema inmunitario y, además, disminuye la probabilidad de padecer infecciones.

El ejercicio provoca cambios en los anticuerpos y los leucocitos. Los leucocitos son las células del sistema inmunitario que combaten las enfermedades mediante los anticuerpos, unas proteínas que neutralizan las bacterias y agentes externos. Estos anticuerpos y leucocitos circulan más rápidamente con la práctica habitual de ejercicio, así que pueden detectar y combatir enfermedades más rápida y efectivamente.

 

 

 

Referencias:

Carr, AC y Maggini, S. (2017). Vitamina C y función inmunológica. Nutrientes, 9(11).

Bendich, A. y Langseth, L. (1995). Los efectos en la salud de la suplementación con vitamina C: una revisión. Revista del Colegio Americano de Nutrición, 14(2), 124–136

Thomas, LDK, Elinder, C.-G., Tiselius, H.-G., Wolk, A. y Akesson, A. (2013). Suplementos de ácido ascórbico. Medicina Interna JAMA, 173(5), 386–388. 

Shaghaghi, MA, Kloss, O. y Eck, P. (2016). Variación genética en genes transportadores de vitamina C humana en enfermedades complejas comunes. Avances en Nutrición (Bethesda, Md.), 7(2), 287–298.

Pullar, JM, Carr, AC y Vissers, MCM (2017). Los roles de la vitamina C en la salud de la piel. Nutrientes, 9(8).

Medicinas Naturales. Vitamina C/Folleto profesional/Interacciones con medicamentos

Mayer, A. (1997). Cambios históricos en el contenido mineral de frutas y verduras. Revista de comida británica, 99 (6), 207–211.

Lykkesfeldt, J., Christen, S., Wallock, LM, Chang, HH, Jacob, RA y Ames, BN (2000). El ascorbato se agota al fumar y se repone con una suplementación moderada: un estudio en hombres fumadores y no fumadores con ingestas dietéticas de antioxidantes equivalentes. Revista estadounidense de nutrición clínica, 71(2), 530–536. 

Lykkesfeldt, J. y Tveden-Nyborg, P. (2019). Farmacocinética de la vitamina C. Nutrients, 11 (10).

Hunt, C., Chakravorty, NK, Annan, G., Habibzadeh, N. y Schorah, CJ (1994). Los efectos clínicos de la suplementación con vitamina C en pacientes ancianos hospitalizados con infecciones respiratorias agudas. Revista internacional de investigación sobre vitaminas y nutrición. Internationale Zeitschrift Fur Vitamin- Und Ernahrungsforschung. Revista Internacional De Vitaminologie Et De Nutrition, 64(3), 212–219.

Consejo de Salud (2018). Consejo básico Valores nutricionales de referencia de vitaminas y minerales para adultos.

Fonorow, O. y Hickey, S. (2020). Respuesta temprana inesperada en la biodisponibilidad oral del ácido ascórbico. Carta de Townsend.

EFSA. (2013). Opinión científica sobre los valores dietéticos de referencia para la vitamina C. EFSA Journal, 11(11), 3418

Dakhale, GN, Khanzode, SD, Khanzode, SS y Saoji, A. (2005). La suplementación de vitamina C con antipsicóticos atípicos reduce el estrés oxidativo y mejora el resultado de la esquizofrenia. Psicofarmacología, 182(4), 494–498.

Nesse, Randolph M. ‘Mala adaptación y selección natural’. La Revista Trimestral de Biología 80, nr. 1 (marzo de 2005): 62–70.