Vitamina C, clave para el sistema inmunológico - Nutricion Evolutiva
1763
post-template-default,single,single-post,postid-1763,single-format-standard,theme-bridge,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,columns-4,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-16.8,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

Vitamina C, clave para el sistema inmunológico

La vitamina C es una vitamina soluble en agua y esencial para las personas. Aunque la mayoría de los animales vertebrados son capaces de producir vitamina C por sí mismos, el cuerpo del hombre no tiene esa capacidad. Por eso las personas necesitan obtener suficiente vitamina C a través de su dieta. Las principales fuentes de vitamina C en la dieta son las distintas frutas y verduras. El principal problema de la vitamina C es su inestabilidad: el contenido de vitamina C en los alimentos disminuye considerablemente durante su almacenamiento y preparación.

La vitamina C contribuye al funcionamiento normal del sistema inmunitario y al funcionamiento normal del sistema nervioso. Además, la vitamina C contribuye al metabolismo energético normal y es un importante antioxidante que, junto con la vitamina E, protege nuestro cuerpo contra los radicales libres. La vitamina C también contribuye al buen estado de los huesos, los dientes y los vasos sanguíneos y mejora la absorción del hierro.

Grupos de riesgo con necesidad de Vitamina C:

-Personas con dietas poco variadas

-Fumadores y fumadores pasivos

-Embarazadas y mujeres en período de lactancia

-Enfermos y personas con trastornos de absorción

-Enfermedades infecciosas y respiratorias

-Sistema inmunitario

-Enfermedades cardiovasculares

Afecciones oculares

Alergia

Consumo de tabaco y alcohol

Estrés

Enfermedades neurodegenerativas y psíquicas

 

 

La vitamina C contribuye a la formación normal de colágeno para el funcionamiento normal:

-de las encías,

-de los dientes,

– de la piel,

– de los vasos sanguíneos,

-de los huesos,

-de los cartílagos,

Además la vitamina C contribuye entre otras cosas al metabolismo energético normal, al funcionamiento normal del sistema nervioso y a la función psicológica normal. Finalmente, la vitamina C contribuye funcionamiento normal del sistema inmunitario durante el ejercicio físico intenso y después de este.

-Dosis: La dosis terapéutica para la prevención y el tratamiento de enfermedades es muchas veces mayor que la CDR, en torno a unos pocos gramos por día. Una persona bajo ciertas circunstancias puede tener una necesidad mayor. Una persona enferma puede tener necesidades mucho mayores de ciertas vitaminas que las personas sanas. A dosis más altas o en periodos más largos, es aconsejable usar ascorbatos minerales, ya que son menos ácidos para los dientes y el estómago. En términos terapéuticos, las dosis pueden llegar a ser de más de 20 g/día (mega-dosis), incluyendo la sepsis y el COVID-19.

 

→La dosis diaria recomendada de Vit. C 500 neutral es de 1 a 2 cápsulas al día, no obstante, se puede aumentar la dosis.

 

-¿Cómo tomar?: Con las comidas ya que se absorbe mejor.

 

Interacciones: No se recomienda el uso en dosis elevadas de vitamina C durante el embarazo y la lactancia, ni en personas con un mayor riesgo de formación de cálculos renales.

La vitamina C puede favorecer o dificultar la absorción de los minerales. Asimismo, es posible que se produzcan diversas interacciones con medicamentos habituales o naturales.

El uso de la aspirina al mismo tiempo que la vitamina C puede reducir el nivel de vitamina C.

 

AVISO IMPORTANTE: La información proporcionada no sustituye el asesoramiento médico. Si padece algún problema de salud, busque el apoyo y la orientación de un profesional de la salud debidamente cualificado y con experiencia. Los complementos alimenticios no son sustitutos de una dieta sana y variada o un estilo de vida saludable.

 

Referencias:

Ali-Hassan-Sayegh, S., Mirhosseini, S. J., Rezaeisadrabadi, M., Dehghan, H. R., Sedaghat-Hamedani, F., Kayvanpour, E., Popov, A.-F., & Liakopoulos, O. J. (2014). Antioxidant supplementations for prevention of atrial fibrillation after cardiac surgery: An updated comprehensive systematic review and meta-analysis of 23 randomized controlled trials. Interactive Cardiovascular and Thoracic Surgery, 18(5), 646–654. https://doi.org/10.1093/icvts/ivu020
Ashor, A. W., Lara, J., Mathers, J. C., & Siervo, M. (2014). Effect of vitamin C on endothelial function in health and disease: A systematic review and meta-analysis of randomised controlled trials. Atherosclerosis, 235(1), 9–20. https://doi.org/10.1016/j.atherosclerosis.2014.04.004
Bahadoran, Z., Mirmiran, P., Ghasemi, A., Carlström, M., Azizi, F., & Hadaegh, F. (2017). Vitamin C intake modify the impact of dietary nitrite on the incidence of type 2 diabetes: A 6-year follow-up in Tehran Lipid and Glucose Study. Nitric Oxide: Biology and Chemistry, 62, 24–31. https://doi.org/10.1016/j.niox.2016.11.005
Bendich, A., & Langseth, L. (1995). The health effects of vitamin C supplementation: A review. Journal of the American College of Nutrition, 14(2), 124–136. https://doi.org/10.1080/07315724.1995.10718484
Boffetta, Paolo, Elisabeth Couto, Janine Wichmann, Pietro Ferrari, Dimitrios Trichopoulos, H. Bas Bueno-de-Mesquita, Fränzel J. B. van Duijnhoven, e.a. (2010). Fruit and Vegetable Intake and Overall Cancer Risk in the European Prospective Investigation Into Cancer and Nutrition (EPIC). Journal of the National Cancer Institute 102(8), 529–566. https://doi.org/10.1093/jnci/djq072
Brody, S., Preut, R., Schommer, K., & Schürmeyer, T. H. (2002). A randomized controlled trial of high dose ascorbic acid for reduction of blood pressure, cortisol, and subjective responses to psychological stress. Psychopharmacology, 159(3), 319–324. https://doi.org/10.1007/s00213-001-0929-6
Bush, M. J., en A. J. Verlangieri. ‘An Acute Study on the Relative Gastro-Intestinal Absorption of a Novel Form of Calcium Ascorbate’. Research Communications in Chemical Pathology and Pharmacology 57, nr. 1 (juli 1987): 137–40.
Buss, I. H., McGill, F., Darlow, B. A., & Winterbourn, C. C. (2001). Vitamin C is reduced in human milk after storage. Acta Paediatrica (Oslo, Norway: 1992), 90(7), 813–815.