Vitamina D y sistema inmune - Nutricion Evolutiva
1505
post-template-default,single,single-post,postid-1505,single-format-standard,theme-bridge,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,columns-4,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-16.8,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

Vitamina D y sistema inmune

Ahora está claro que la vitamina D tiene funciones importantes además de sus efectos clásicos sobre la homeostasis del calcio y los huesos. Dado que el receptor de vitamina D se expresa en las células inmunitarias (células B, células T y células presentadoras de antígeno) y todas estas células inmunológicas son capaces de sintetizar el metabolito activo de la vitamina D, la vitamina D tiene la capacidad de actuar de manera autocrina de forma medio inmunológico local. La vitamina D puede modular las respuestas inmunitarias innatas y adaptativas. La deficiencia de vitamina D se asocia con un aumento de la autoinmunidad y una mayor susceptibilidad a las infecciones. Como las células inmunes en las enfermedades autoinmunes responden a los efectos de mejora de la vitamina D, los efectos beneficiosos de complementar a los individuos con deficiencia de vitamina D con enfermedades autoinmunes pueden extenderse más allá de los efectos sobre la homeostasis ósea y del calcio.Ahora está claro que la vitamina D tiene funciones importantes además de sus efectos clásicos sobre la homeostasis del calcio y los huesos. Dado que el receptor de vitamina D se expresa en las células inmunitarias (células B, células T y células presentadoras de antígeno) y todas estas células inmunológicas son capaces de sintetizar el metabolito activo de la vitamina D, la vitamina D tiene la capacidad de actuar de manera autocrina de forma medio inmunológico local. La vitamina D puede modular las respuestas inmunitarias innatas y adaptativas. La deficiencia de vitamina D se asocia con un aumento de la autoinmunidad y una mayor susceptibilidad a las infecciones. Como las células inmunes en las enfermedades autoinmunes responden a los efectos de mejora de la vitamina D, los efectos beneficiosos de complementar a los individuos con deficiencia de vitamina D con enfermedades autoinmunes pueden extenderse más allá de los efectos sobre la homeostasis ósea y del calcio.

 

El sistema inmunológico defiende al cuerpo de organismos invasores extraños, promoviendo la inmunidad protectora mientras mantiene la tolerancia hacia uno mismo. Las implicaciones de la deficiencia de vitamina D en el sistema inmunológico se han vuelto más claras en los últimos años y, en el contexto de la deficiencia de vitamina D, parece haber una mayor susceptibilidad a la infección y a la diátesis, en un huésped genéticamente susceptible a la autoinmunidad.

Las acciones clásicas de la vitamina D son promover la homeostasis del calcio y promover la salud ósea. La vitamina D mejora la absorción de calcio en el intestino delgado y estimula la diferenciación de los osteoclastos y la reabsorción de calcio de los huesos. La vitamina D además promueve la mineralización de la matriz de colágeno en el hueso. En los seres humanos, la vitamina D se obtiene de la dieta o se sintetiza en la piel (revisado en [ 1]). Como la vitamina D se produce por vía cutánea después de la exposición a la luz UV B, su síntesis está influenciada por la latitud, la estación, el uso de bloqueador solar y la pigmentación de la piel. La melanina absorbe la radiación UVB inhibiendo la síntesis de vitamina D a partir del 7-dihidrocolesterol. Este compuesto de vitamina D inicial está inactivo y luego se hidroxila en el hígado para formar 25 OH vitamina D3 (25 D). La 25 D también es un compuesto inactivo, pero es la medida más confiable del estado de vitamina D de un individuo. Se convierte en el riñón en el compuesto activo 1,25 dihidroxi vitamina D (1,25 D) o calcidiol por la 1-α-hidroxilasa (CYP27B1), una enzima que es estimulada por la PTH. La 1,25 D puede metabolizarse más a la inactiva 1,24,25 vitamina D por la 24-hidroxilasa (CYP24). Los niveles de 1,25 D están estrictamente regulados en un circuito de retroalimentación negativa. 1,

La 1,25 D actúa sobre el intestino, donde estimula la reabsorción de calcio, y sobre el hueso, donde favorece la diferenciación osteoblástica y la calcificación de la matriz. La hormona activa ejerce sus efectos sobre estos tejidos al unirse al receptor de vitamina D (VDR). Este complejo se dimeriza con el receptor de retinoide X (RXR) y el heterodímero 1,25D-VDR-RXR se transloca al núcleo donde se une a los elementos que responden a la vitamina D (VDRE) en las regiones promotoras de los genes que responden a la vitamina D e induce la expresión de estas vitaminas. D genes sensibles.

Muchos tejidos distintos del esquelético y del intestino expresan el VDR, incluidas las células de la médula ósea, el cerebro, el colon, la mama y las células malignas y las células inmunitarias, lo que sugiere que la vitamina D puede tener funciones distintas de la homeostasis del calcio y los huesos [ 2 ]. Además, los tejidos distintos del riñón expresan 1-α-hidroxilasa y son capaces de convertir 25 D en 1,25 D, en compartimentos no renales [ 1 , 3 – 4]. Por tanto, además de sus funciones endocrinas, la vitamina D puede actuar de forma paracrina o autocrina. Algunas de las acciones no clásicas reconocidas más recientemente de la vitamina D incluyen efectos sobre la proliferación y diferenciación celular, así como efectos inmunológicos que dan como resultado la capacidad de mantener la tolerancia y promover la inmunidad protectora. Como células presentadoras de antígeno (macrófagos y células dendríticas), las células T y las células B tienen la maquinaria necesaria para sintetizar y responder a la 1,25 D, la vitamina D puede actuar de manera paracrina o autocrina en un entorno inmunológico. Además, los niveles locales de 1,25 D pueden diferir de los niveles sistémicos circulantes, ya que la regulación local de las enzimas que sintetizan e inactivan la vitamina D son diferentes de los controles que se originan en el riñón.5 ]. En cambio, depende de los niveles circulantes de 25 D o puede ser inducida por citocinas como IFN-γ, IL-1 o TNF-α [ 6 ]. Además, la enzima macrófago 24 hidroxilasa es una variante de empalme no funcional, por lo que no hay retroalimentación negativa de la producción local de 1,25 D por 1,25 D.

Ir:

Vitamina D e inmunidad protectora

La vitamina D se ha utilizado (sin saberlo) para tratar infecciones como la tuberculosis antes de la llegada de antibióticos eficaces. Los pacientes con tuberculosis fueron enviados a sanatorios donde el tratamiento incluía la exposición a la luz solar que se pensaba mataba directamente la tuberculosis. El aceite de hígado de bacalao, una rica fuente de vitamina D, también se ha empleado como tratamiento para la tuberculosis, así como para una mayor protección general contra las infecciones [ 7 ].

Se han realizado múltiples estudios transversales que asocian niveles más bajos de vitamina D con un aumento de la infección. Un informe estudió a casi 19.000 sujetos entre 1988 y 1994. Los individuos con niveles más bajos de vitamina D (<30 ng / ml) tenían más probabilidades de autoinformar una infección reciente del tracto respiratorio superior que aquellos con niveles suficientes, incluso después de ajustar por variables que incluían la temporada. , edad, sexo, masa corporal y raza [ 8 ]. Los niveles de vitamina D fluctúan durante el año. Aunque las tasas de infecciones estacionales variaron y fueron más bajas en el verano y más altas en el invierno, la asociación de niveles más bajos de vitamina D en suero e infección se mantuvo durante cada temporada. Otro estudio transversal de 800 reclutas militares en Finlandia estratificó a los hombres según los niveles séricos de vitamina D [ 9]. Los reclutas con niveles más bajos de vitamina D perdieron significativamente más días de servicio activo debido a infecciones de las vías respiratorias superiores que los reclutas con niveles más altos de vitamina D (por encima de 40 nmol). Se han realizado otros estudios transversales que analizan los niveles de vitamina D y las tasas de influenza [ 10 ], así como otras infecciones, incluida la vaginosis bacteriana [ 11 ] y el VIH [ 12 – 13 ]. Todos han informado una asociación de niveles más bajos de vitamina D y mayores tasas de infección.

Los resultados de los estudios que analizan los beneficios potenciales de la administración de vitamina D para reducir la infección no han sido consistentes, probablemente debido a una serie de preocupaciones metodológicas [ 14 ]. Un estudio reciente, prospectivo, doble ciego y bien diseñado con placebo que utilizó un resultado objetivo, cultivo de frotis nasofaríngeo (y no autoinforme) y una dosis terapéutica de vitamina D mostró que la administración de vitamina D resultó en una disminución estadísticamente significativa (42%) en la incidencia de infección por influenza [ 15 ].

Los efectos beneficiosos de la vitamina D sobre la inmunidad protectora se deben en parte a sus efectos sobre el sistema inmunológico innato. Se sabe que los macrófagos reconocen el LPS de lipopolisacárido, un sustituto de la infección bacteriana, a través de receptores tipo Toll (TLR). La participación de los TLR conduce a una cascada de eventos que producen péptidos con una potente actividad bactericida como la catelocidina y la beta defensina 4 [ 16 ]. Estos péptidos se colocalizan dentro de los fagosomas con las bacterias ingeridas donde alteran las membranas celulares bacterianas y tienen una potente actividad antimicrobiana [ 17 ].

La vitamina D juega un papel importante en la respuesta antimicrobiana innata. TLR vinculante conduce a una mayor expresión de la 1-α-hidroxilasa y el VDR [ 17 – 18 ]. Esto da como resultado la unión del heterodímero 1,25 D-VDR-RXR a los VDRE de los genes de la catelocidina y la beta defensina 4 y la posterior transcripción de estas proteínas. La transcripción de catelocidina depende absolutamente de una cantidad suficiente de 25 D [ 17 ]. Ahora está claro que la transcripción de beta defensina 4 requiere la unión de NFkB a elementos de respuesta apropiados en el ARN de beta defensina 4 [ 19 ]. La señalización de TLR 2-1 facilita la participación del receptor de IL-1, lo que da como resultado la translocación de NFkB a su sitio de unión [ 19 ].

 

Vitamina D y enfermedad autoinmune

Existe una creciente evidencia epidemiológica que vincula la deficiencia de vitamina D y las enfermedades autoinmunes, como la esclerosis múltiple (EM), la artritis reumatoide (AR), la diabetes mellitus (DM), la enfermedad inflamatoria intestinal y el lupus eritematoso sistémico (LES) (revisado en la referencia [ 20 ]. Informes) de niveles bajos de vitamina D sérica que predicen el desarrollo de enfermedades autoinmunes en el futuro para la EM, la DM autoinmune y la AR [ 21 – 23 ]. También hay datos que relacionan la disminución de la exposición en el útero a la vitamina D y la autoinmunidad de las células de los islotes [ 24]. Una menor exposición en el útero evaluada por una menor ingesta materna de vitamina D durante el embarazo en mujeres cuyo futuro hijo estaba en riesgo de desarrollar DM autoinmune se asocia con un riesgo estadísticamente mayor de que el niño desarrolle autoinmunidad pancreática.

También se ha demostrado que la vitamina D facilita la progresión de una enfermedad autoinmune existente. En un estudio, se hizo un seguimiento de 161 pacientes con una enfermedad del tejido conectivo indiferenciado precoz durante una media de más de 2 años [ 25 ]. La mayoría de los pacientes no progresaron y permanecieron en un estado indiferenciado. Treinta y cinco (21%) pacientes desarrollaron un diagnóstico reumatológico definido que incluía AR, LES, enfermedad mixta del tejido conectivo y enfermedad de Sjogren, mientras que 126 no progresaron. Las características basales de los dos grupos fueron similares. Es importante destacar que el nivel medio de vitamina D fue significativamente menor en el grupo que progresó a una enfermedad definitiva.

Se han realizado muchos estudios sobre el estado de la vitamina D en pacientes con lupus de todo el mundo (revisado en [ 26 ]). Los niveles de vitamina D son típicamente más bajos en los pacientes que en los controles normales o con enfermedad. La deficiencia de vitamina D es extremadamente común, a menudo con más del 50% de los pacientes con lupus con niveles deficientes y una deficiencia grave (niveles de vitamina D inferiores a 10 ng / ml) no es infrecuente. Se ha demostrado que la actividad de la enfermedad se correlaciona inversamente con la vitamina D en muchos estudios, pero no en todos. Se han observado correlaciones similares entre los niveles bajos de vitamina D y la actividad y gravedad de la enfermedad en otras enfermedades autoinmunes como la EM y la AR [ 27 – 30 ].
Leer artículo completo